Derechos de autor ¿Qué son?

Toda obra literaria, artística o científica tiene derechos de autor. El que posee estos derechos, es el autor de la obra o la persona u organización a la que el autor cedió sus derechos.

Por eso, es muy importante que cuando usamos una fotografía descargada de internet, revisemos antes los derechos de autor, para evitar cualquier reclamación.

En este artículo, te explicamos todo lo que debes saber antes de publicar una foto en tu sitio web o red social.

¿Qué son los derechos de autor?

En el momento en el que haces una fotografía, o un dibujo, estos pasan a tener derechos de autor.

El símbolo © normalmente se usa para mostar que una obra está protergida por derechos de autor, aunque no necesariamente verás este símbolo en todas las obras porque no es necesario insertarlo para que estén protegidas.

Además, hay veces en las que los autores de una obra, quieren usar seudónimos o mantener el anonimato, pero los derechos de autor siguen siendo del creador de la obra, y en ocasiones, la gestión de esos derechos puede recaer sobre la empresa que distribuye la obra del autor.

En algunos países, si una obra es creada como parte de un contrato, los derechos de autor pueden pertenecer a la empresa que contrató al autor, dejando al creador sin derechos de autoría.

La protección de derechos de autor dependerá de cada país y para solventar las diferencias entre países, muchos gobiernos han pactado acuerdos internacionales, entre ellos el Convenio de Berna, el cual dice que las obras para estar protegidas, no tienen por qué estar registradas, es decir, que en el momento en el que una obra es creada, automáticamente pasa a tener derechos de autor.


¿Qué te permite el derecho de autor?

Los derechos de autor facilitan a los creadores de una obra unos beneficios y según el Convenio de Berna se dividen en:

1. Derechos económicos: permiten al autor de la obra obtener una remuneración económica por permitir a terceros el uso de su obra.

2. Derechos morales: son los derechos que mantienen la unión entre la obra y su autor. Este derecho incluye el decidir si poner o no en la obra el nombre personal del autor o uno ficticio; da el derecho a rechazar cualquier modificación que se haga de su obra; y decidir de qué forma se divulga.

Básicamente, una obra que está protegida por los derechos de autor no podrá ser traducida, modificada, mostrada en público, distribuida o emitida sin permiso del autor. De aquí que veamos muchas veces en muchas obras la típica frase de «todos los derechos reservados».


¿Los derechos de autor duran para siempre?

En los países miembros del convenio de Berna, el derecho de autor dura como mínimo la vida del autor de la obra y 50 años más tras su fallecimiento, en España se han alagrado a 70 años.

Los derechos económicos tras el fallecimiento del autor de la obra son heredados. Los herederos de la obra pasarán a ser los titulares de los derechos de auto. Estos seguirán recibiendo pagos por el uso de la obra.

Los derechos morales suelen durar lo mismo que los derechos económicos pero esto depende del país.

Es importante destacar que en el caso de las obras fotográficas el plazo mínimo se estableción en 25 años desde la realización de la misma.

¿Qué es Creative Commons?

Las licencias Creative Commons (CC), permiten a los autores de una obra fijar las condiciones de copia, reproducción y modificación de su obra.

Éstas licencias ponen las condiciones claras para tú como usuario, poder usar obras de terceros sin necesidad de llamar por teléfono para pedir permiso al autor de la misma.

Hay que dejar claro que las licencias Creative Commons son un complemento de los derechos de autor y no lo sustituyen.

Tipos de licencias Creative Commons
Esta licencia permite a los usuarios distribuir, modificar, adaptar y construir sobre el material en cualquier formato, siempre y cuando se dé atribución al creador.
Esta licencia permite la distribución, remix, adaptación y construcción sobre el material, siempre que se atribuya al creador. Sin embargo,Si se realizan adaptaciones, debes distribuir el trabajo modificado bajo la misma licencia que la original.
Enfocada en el uso no comercial, esta licencia permite la distribución, remix, adaptación y construcción sobre el material, siempre que se atribuya al creador.
Esta opción se centra en el uso no comercial. Si se realizan adaptaciones, debes distribuir el trabajo modificado bajo la misma licencia que la original.
Esta licencia permite copiar y distribuir el material en su forma original, sin adaptaciones, siempre que se dé atribución al creador. Es una opción que permite el uso comercial.
Enfocada en el uso no comercial y la no adaptación, esta licencia permite copiar y distribuir el material en su forma original, siempre que se dé atribución al creador. Los elementos clave son:

Imagen: Diferentes licencias CC. Fuente: Web Creative Commons

Además de las seis licencias mencionadas anteriormente, Creative Commons nos facilita la licencia CC0 que permite a los creadores renunciar a sus derechos de autor, colocando sus obras en el dominio público. Con CC0, los usuarios pueden copiar, modificar y distribuir la obra en cualquier formato, sin restricciones, incluso para objetivos comerciales sin necesidad de pedir permiso al autor.

Imagen: Licencia Public Domain. Fuente: Web Creative Commons

Conclusión

Antes de publicar o usar una obra, fotografía o material de otra persona, no te olvides de comprobar la licencia y los derechos de autor, para asegurarte de que está libre de uso y que la puedes usar sin problema.

Como hemos visto, existen diferentes tipos de licencia y cada una te dará unos permisos u otros.

Sin embargo, si tu objetivo es incorporar fotografías o imágenes en tu sitio web, en la actualidad hay diversas plataformas de imágenes gratuitas disponibles. Puedes descargar este tipo de contenido sin complicaciones. La única tarea que deberás realizar, según el banco de imágenes que elijas, es asegurarte de si es necesario atribuir al autor de la obra.